FANDOM


Todas las historias y leyendas urbanas contadas o escuchadas en la zona sobre fenómenos u objetos fantásticos, hechos macabros sobre lugares, mutantes, facciones, etc.... Todo aquello que rodea a la Zona y la vuelve un lugar mas sombrío y tenebroso del planeta.

Folclore localEditar

Cubo antipesadillasEditar

Atención a lo que voy a decir. En esta parte de la Zona es casi imposible dormir... Yo tengo suerte, no puedo dormir de todos modos, pero las pesadillas que tiene la gente... A veces no se despiertan por la mañana. Algunos sufren ataques al corazón... Otros pierden los estribos o se vuelven locos... Pero se dice que existe un remedio. Si no puedes aguantar mas sin dormir, busca un cubo viejo... Una olla grande valdrá, un caldero o algo... lo importante es que no tenga agujeros... Mete la cabeza dentro y dulces sueños. Si, reíros cuanto quieras. Ya os veré dentro de un par de días cuando no podáis teneros en pie del cansancio. Idiotas... A ver, que alguien me explique a que vienen esos cascos tan chulos que llevan los militronchis, ¿eh? ¡a ver!. Hace dos años no se les veía el pelo, y ahora están por todas partes. Y los cascos son una novedad. Alguien encontró el cuerpo de un militronchi y lo vio. Lleva una malla por dentro, echa con alambre de cobre muy fino, pegada al forro. ¿Que demonios significa eso? que nadie me haga caso, pero hay algo extraño detrás de todo este galimatías. Este lugar no sirve en lo que se refiere a anomalías. No son las tierras mas adecuadas; hay sectores mas seguros que guardan los botines mayores... Así supongo que están investigando el sector. Marcando el área para su base. Quieren llegar al sarcófago, si lo sabré yo... Lo que hay que hacer es intentar permanecer lo mas lejos posible de ellos cuando llegue el momento...

Ilusión de DeberEditar

Voy a decirte una cosa. Yo estaba allí cuando los chicos de Deber capturaron a ese ilusionista. Me tope con ellos de pura casualidad. Se me rompió la rueda delantera del Niva. Se le salieron los tornillos en un bache. Y no tenia ni una pieza de recambio. Dije todos los tacos que me sabia durante un minuto o así y luego pensé: ¿por qué no me acerco a la central y cojo lo que necesito? Estaba a medio kilómetro, a unos treinta minutos caminando de ida y vuelta. Y además, ya había estado allí. De repente, vi a los chicos de Deber. ¡Y no a una patrulla, sino a unos cincuenta! ¡que mierda!, pensé. Así que me escondí rápidamente detrás de unos arbustos. “Si me ven y empiezan a peinar el área, soy hombre muerto”, pensé. En fin , estaba tumbado en el suelo, conteniendo la respiración. Y de repente oí una salva y empezaron a disparar como locos. Solo he escuchado ese ruido de disparos una vez en mi vida... En el primer asalto a la base, ¿os acordáis chicos? En fin, estaba ahí tumbado, escuchando... y todo era ¡PAM! Y ¡BANG! Cinco minutos después todo se calmo, e intente escuchar si alguien venia hacia mi. Nada. Me arme de valor y eche un vistazo con los binoculares. Los tipos se marchaban hechos un desastre, arrastrando a sus muertos y con el ilusionista en una lona. O mejor dicho, los restos del ilusionista. Luego, desaparecieron por la cañada. Entonces oí un ruido de motores que fue desapareciendo. Esperé un poco mas para asegurarme de que se habían ido todos. Y finalmente, salí de mi escondite. Bueno, ya sabes lo que se dice: ¡los hombres de Deber no dejan sobras! Pero quería comprobarlo de todas formas. ¡Y menudo panorama! Los muros estaban perforados casi por completo. Las vigas estaban por los suelos, parte del techo se había derrumbado. Los cartuchos me llegaban hasta las rodillas Aquello parecía un campo de tiro. Sangre, restos... No encontré nada útil. Bueno, dos cargadores llenos y una ametralladora tan aplastada que no se podía aprovechar. No es necesario decir que ni pensé en los tornillos. Volví al coche, intente asimilar la situación unos instantes, cogí un tornillo de cada una de las otras ruedas y regrese despacio. ¿Qué habría pasado si hubiese estado allí media hora antes? Estas cosas hacen que pensar, ¿eh?

Editar

Bueno, pues esto es lo que me contó un amigo mío. Su jefe lo despierta en medio de la noche y le dice que vaya corriendo al laboratorio. Parece que hay un cargamento allí. Mi amigo, que esta medio dormido, no se entera de nada. ¿Que demonios pasa con un cargamento? Y el jefe lo mira como diciendo: “¿Estas borracho o que?” Hay un cadáver fresco en la mesa, ¡la cena esta servida! Pues bien, se dirige a la mesa y ve ALGO... Hasta ahora había visto todo tipo de fiambres en la Zona: hervidos, a la parrilla y abierto en dos, por no mencionar a decenas de mutantes... Pero la visión de aquella cosa: ¡Dios santo! A primera vista parecía ser un humano. excepto por su cabeza desproporcionada: enorme y estriada, como una calabaza. ¿Y el cuerpo? Amigo, como recién salido de un campo de concentración: solo piel y huesos. Pero eso es lo que descubrió mas tarde. Dice que al principio solo vio un trozo de carne embadurnada con una cosa anaranjada, sangre o algo parecido... Los muy bestias no habían ahorrado municiones. Sabes eso que dicen sobre el deber... buscar objetos anómalos... Maldita sea... ¡bobadas! Mi amigo dice que era algo entre un colador y una botella de agua caliente destrozada... Y era obvio que lo habían pisoteado. Era un maldito trozo de carne envuelto en harapos negros. Así que trabajo durante toda la noche y gran parte de la mañana siguiente. Al final resulto que era la mismísima criatura que la gente del lugar llama ilusionista: harapos negros, stalkers con alucinaciones, cabeza inmensa... ¿Sabes que es lo mas divertido? Lo que pensaban que era la cara resulto ser la parte de arriba de la cabeza. Si, tenia cara pero era diminuta: los párpados siempre cerrados y la nariz del tamaño de un alfiler, pero la bocaza grande como una puerta. Probablemente, cuando andaba, la cabeza siempre le iba colgando por que no podía sujetarla... ¿Y de que se alimentan estas criaturas? ¡De setas! ¡Malditas setas!. Todo el mundo lo ha visto. La Zona esta llena de setas y los veteranos aseguran que esas criaturas les exprimen el jugo. Hablando de comida mierdosa... ¿Sabes que mas escondía en la pequeña bolsa de su cadera? ¿Y bien? ¡No te lo vas a creer! ¡Cerebros secos! ¿y de quien? ¡De controladores...!

Las crónicas de los cerebritos globalitasEditar

Vale me parece recordar que anoche preguntaste algo, pero no me acuerdo... ah, sí, ya. Querías saber por qué solo nuestros cerebritos los que están haciendo cosas en la Zona. Es curioso que no vengan extranjeros, aunque haya mucho material aquí para miles de premios Nobel... Bueno, vamos a ver. En primer lugar, ¿por qué narices van a venir aquí cuando pueden pagar a uno de los nuestros para que les sirva los resultados en bandeja de plata? En segundo lugar, ya han estado aquí y además, muchos. Es simplemente que, en los últimos dos años, los gringos han tenido miedo de entrar en la Zona debido a un incidente que hubo... Así que ahora se limitan a comprar material e información. Y pagan muy bien. Muchos independientes trabajan para ellos y también muchos saqueadores. ¿Qué? ¿No habías oído esta historia? ¡Venga hombre! No se hablo de otra cosa en toda la Zona y me dices que no sabes nada. Bueno, que diablos. Verás, hubo una gran expedición. Solo científicos sumaban unos treinta y había gente de todo el mundo: famosos, peces gordos y demás... Todos iban armados hasta los dientes con material de primera clase, montones de material... Tenían a un pelotón entero custodiándoles y a un par de nuestros guías. Así que montaron en los APC y adelante. ¿Qué fue lo que paso? Doce personas regresaron a una semana después... en los restos de lo que había sido un APC. Habían llegado hasta la Espina, cerca del Bosque Rojo y caído en una emboscada... Los saqueadores, si... A esos mamones les da igual de donde vengas... Acabaron casi con todos. Solo tres personas lograron salir cruzando la línea fronteriza: dos stalkers y un cerebrito. Este ultimo se volvió loco por lo sucedido, así que tuvieron que mandarlo a un manicomio. He oído que ahora esta escribiendo un libro sobre la Zona. Los stalkers no parecían estar tan mal. Quizás porque tenían experiencia. Aunque... supongo que ellos también perdieron el norte a su manera: uno de ellos se dirigió al Bosque Rojo y desapareció. El otro volvió al exterior. Y al resto se lo llevo la Zona. ¿Has oído hablar de la estación treinta y dos? Allí es donde todos ellos mordieron el polvo. Al principio todo fue muy bien, nada fuera de lo normal: leían los contadores, tomaban muestras, hacían mediciones en las anomalías... Pero entonces empezaron a volverse locos. Todos y cada uno de ellos. Poco a poco a todos se les iba yendo la olla. Uno de los nuestros, que termino retirándose, me lo contó. Unos se rebanaban el pescuezo, otros se reventaban la cabeza contra una pared y otros simplemente se ponían una pistola en la boca y listo. Entonces las bestias empezaron a acudir. Los que aun estaban lo suficientemente sanos se atrincheraron en la casa. ¿Te imaginas el panorama? Noche oscura, todas las bestias en acción y gente volviéndose loca dentro. Resumiendo, a la mañana siguiente, los que habían sobrevivido salieron como pudieron de allí. Anduvieron en línea recta, cayendo en anomalías, llegaron hasta el Bosque Rojo... Pero no se encontró a ninguno de los que habían quedado atrás. Se dice que se registraron muchos controladores en esa área. Y así fue. Desde entonces, nadie se acerca por la estación treinta y dos y no vienen extranjeros a la Zona.